Columna

AQUÍ NO BASTA EL PERDÓN

Por: Pamela Fernández Valencia

Pamela Fernández Valencia

“Perdóname hija porque no trabajé lo suficiente para poder pagar tu rescate y te dieron muerte. Hija te amo, descansa en paz, Itzel Mar”, fueron las palabras desgarradoras que escribió la madre de Itzel Mar para despedirla.

La joven de 24 años de edad fue encontrada sin vida el pasado 15 de diciembre en una carretera al norte de Veracruz, luego de haber sido secuestrada por más de un mes. Sus plagiarios habían pedido una cantidad millonaria para liberarla, la cual sus familiares no pudieron reunir a tiempo.

Vivimos en un país en el que las vidas son arrebatadas con frecuencia por unos cuantos pesos, auspiciados por la impunidad y la falta de justicia. Es doloroso pensar sobre cada uno delos casos de madres y padres que tienen el corazón hecho trizas, ya que dicen que el peor dolor que puede existir es perder a un hijo o hija, y más cuando el crimen se los arrebata.

A pesar del preocupante contexto e irónicamente, el propio titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Veracruz, Jaime Téllez Marié, declaró hace menos de un mes que el incremento de feminicidos en la entidad se debe a que “cada día más mujeres se ponen en riesgo con las actividades que realizan.”

¡Señor Secretario! nos ponemos en riesgo ¿al salir a lascalles a trabajar?, ¿por estudiar?, ¿al intentar ser parte de la sociedad?, ¿albuscar la equidad? o al confiar en que personajes como usted trabajarán por salvaguardar nuestra integridad.

Morelos también pide a gritos ser rescatado de las manos de la violencia contra las mujeres, que ha cobrado alrededor de 70 vidas en este año; de acuerdo con el Centro de Derechos Humanos “Digna Ochoa.”

¡Y qué decir de la evidente falta de pericia del Fiscal estatal, Uriel Carmona Gándara!, designado en una de las últimas fechorías de la vieja administración, y quien es acusado por organizaciones civiles de paralizar las investigaciones de los delitos en la entidad.

Se acaba el año y al parecer es mucho más importante reubicar la estatua del general Emiliano Zapata que, por su ostentosidad, es una obra que distraerá la atención de lo crucialmente importante. O quizá, será un tema pospuesto para las autoridades, por las fiestas decembrinas.

Mientras tanto, y en lo que los gobiernos se ponen de acuerdo, casos como el de Alma Iris Arriaga de 27 años y madre de 3 pequeños; quien fue encontrada sin vida en un paraje del municipio de Emiliano Zapata, siguen ocurriendo.

El temor es una sensación a la que nos hemos tenido que acostumbrar, ante la desolación por la falta de justicia en cada uno de los crímenes, que en su mayoría permanecen impunes.

Tenemos miedo por salir de casa y nunca más regresar, miedo simplemente por intentar vivir.

“Por un 2019 en el que cada mujer que salga regrese a su casa, sana y salva”. Son los deseos que aclaman un año en el que ninguna madre viva con culpa, al no poder pagar un rescate. Ojalá y quienes tengan en sus manos esa responsabilidad tomen en cuenta nuestras peticiones.