EL PERIODO LEGISLATIVO QUE VIENE

Por : Lucy Meza

El próximo domingo inicia un nuevo periodo de sesiones en el Congreso de la Unión. Tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores preparamos una agenda interesante por parte de todos y cada uno de los grupos parlamentarios. 

Por lo que toca a Morena, el debate interno y las propuestas que habrán de acordarse en nuestra plenaria el próximo miércoles 28, representan el compromiso de transformar a México. No podemos hablar de transformación si no vamos a fondo. Nuestro propósito es ese: lograr un cambio verdadero.

Desde luego, nuestras propuestas de reformas van de la mano con los compromisos que desde la campaña electoral pasada y, claramente, con las que ha venido asumiendo el jefe del Ejecutivo federal. Diferentes son los temas que propondremos analizar, debatir y aprobar a nuestros compañeros senadores de las otras fracciones parlamentarias.

Temas como la creación de empresas fantasmas y quienes están detrás de ellas deben considerarse como delincuencia organizada y, por lo mismo, sancionarse, por ejemplo, a partir del uso de facturas falsas, lavado de dinero y otras trasgresiones a las leyes.

En este primer periodo del segundo año legislativo de la Cámara Alta, deberemos legislar en la creación del Instituto Bienestar que deberá sustituir al Seguro Popular y al mecanismo tradicional de salud que ha venido atendiendo a las personas que no cuentan ni con IMSS ni ISSSTE. El propósito es hacer de este un instituto un organismo que tome en cuenta plenamente a la población sin estas prestaciones, ofreciéndole también medicamentos de forma gratuita. 

Así también, tenemos que revisar diversas leyes reglamentarias, por ejemplo, en materia educativa; concluir la Ley de Austeridad Republicana, la eliminación del fuero al presidente de la República, legisladores y gobernadores. 

La revocación de mandato es otro de los temas que deberá significar un amplio trabajo entre todos los grupos parlamentarios, pues nuestro propósito es poder consensar una mayoría calificada, aunque es posible que no se incluya porque no ha habido las condiciones para tal propósito.

De igual manera, es importante acabar con los privilegios de unos cuantos, particularmente de los grandes consorcios nacionales y extranjeros, a partir de prohibir la condonación fiscal, así como la revisión de Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos.

En particular, en estos días he estado trabajando con mi equipo a fin de presentar a mi grupo parlamentario un paquete de reformas, particularmente, que se relacionan con las comisiones en las que participo en el Senado: Juventud y Deporte, Hacienda, Justicia, Seguridad Pública y Defensa Nacional.

En la de Juventud y Deporte, hemos avanzado en el análisis y discusión de la Ley General de las Juventudes; también en materia deportiva para emitir el marco jurídico con el objeto de crear los mecanismos de fiscalización a las asociaciones deportivas mexicanas; buscamos crear el Tribunal del Deporte, además de poder incorporar la Cultura de Paz en los proyectos y programas del Instituto Mexicano de la Juventud, amén de velar y garantizar la entrega de recursos federales a las instituciones deportivas y, desde luego, a los deportistas.

En materia hacendaria, habrá que reformar la Ley de Instituciones de Seguros y Fianzas, en justicia, buscaré coadyuvar con mis puntos de vista sobre remuneraciones a juzgadores federales y estatales, presupuesto de los poderes judiciales; requisitos y prohibiciones para designar a ministros de la SCJN; combatir el nepotismo y conflictos de interés en los poderes judiciales, carrera judicial y concursos de oposición, además de la disminución de la edad penal.

Por lo que toca a los temas sobre seguridad pública, plantearé revisar la Ley General para la Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia, venta de insignias y uniformes e impulsar un Consejo Nacional para la Construcción de Paz.

Finalmente, como integrante de la comisión de Defensa Nacional, he señalado la necesidad de escuchar los puntos de vista de las fuerzas armadas para revisar la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, donde uno de los propósitos deberá ser el poder castigar severamente a quienes hagan uso de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, sobre todo, lo que tiene que ver con su ingreso y trasiego.

La tarea es ardua, desde luego, pero debe representar, como anotaba arriba, un cambio verdadero, cuyo impulso no sólo debe venir únicamente del presidente de la República sino también del Congreso, en particular del Grupo Parlamentario de Morena donde, por mi parte habré de poner mi experiencia y trabajo a la hora de legislar.

Subscríbete

Recibe las noticias al momento