Columna

México y su revolución social

Por Mtro.  Arturo Mazari Espín

Hoy tenemos un México con los mismos problemas que hace más de 100 años pero, con una población mayor, en 1910 eran 15 millones de mexicanos; hoy somos 125 millones de personas, la Revolución costó en vidas un millón de mexicanos muertos.

En aquel México, el 85% vivía en zona rural, no había estrés; ahora el 75% vive en las ciudades (zonas urbanas) y sólo el 25% en el campo, lo rural, es símbolo de atraso, pobreza y miseria.

El éxito, supuestamente, es vivir en las ciudades llenas de servicios y comodidades. Sin embargo, la Revolución mexicana dio muchas cosas más buenas que malas, una de ella socializó la educación; dio acceso a muchos a la atención médica, hoy en crisis y quitó la tierra a muchos hacendados y la repartió en ejidos a millones de mexicanos, y reconoció derechos a los trabajadores.

Pero poco de esto ha funcionado en la práctica, y el motivo es que somos un pueblo mestizo, dos razas muy distintas y esa mezcla de culturas nos hace todavía incomprensibles, tratas a un empleado bien y le das estabilidad laboral y sueldo correcto; se van, dotas de tierras a los pobres, reparto agrario, y venden sus tierras por un puño de monedas, entre otros elementos y casos.

Por eso la revolución social es importante, pero nuestro problema cultural no superado es una crisis diaria.