Deportes Deportivísimo

Andrew Luck jugó su primer partido de NFL tras 585 días de ausencia

El mariscal de campo de los Indianapolis Colts, Andrew Luck, no fue golpeado una vez en su primer partido en 19 meses. Fue golpeado dos veces. La mejor parte sobre esos dos golpes fue que Luck inmediatamente se levantó sin tener ningún problema con su hombro derecho quirúrgicamente reparado.

Luck, quien jugó por primera vez desde la Semana 17 de la temporada del 2016, guió a los Colts en series anotadoras que terminaron en goles de campo contra los Seattle Seahawks el jueves por la noche.

“Se fue un poco de la presión, en cierto sentido, y realmente me divertí”, declaró Luck. “En verdad lo disfruté. No sabía si tendría esta diversión de nuevo jugando fútbol americano”.

El partido de pretemporada de este jueves fue posiblemente el más importante para los Colts desde que Luck jugó en su primero como novato en el 2012. Luck pasó el jueves por la mañana caminando e incluso tomó café mientras lidiaba con los nervios.

Para Luck, el partido no se trataba de lanzar touchdowns, lanzar muchas yardas o tener 30 intentos de pase. Se trataba de verlo tener progreso continuo.

Luck había pasado todas las pruebas que enfrentó durante el campamento de entrenamiento mientras continuaba en su viaje de vuelta tras perderse la temporada del 2017 debido a una lesión en el hombro derecho que sufrió originalmente en la Semana 3 del 2015. Pero el mariscal de campo –y el resto de la organización– quería ver cómo luciría sin usar el jersey rojo que prohíbe el contacto en los entrenamientos y tuvo que enfrentar una defensiva que podía golpearlo. Los Colts querían que Luck trabajara en su ritmo, tuviera su flujo de adrenalina de los partidos de vuelta y recibiera un golpe o dos en su primer partido en 585 días.

Pasó cada una de esas pruebas.

“La primera jugada siempre es un poco estresante en cualquier partido, de cierta manera, pero sobre todo en este”, sentenció Luck. “Después de eso se calmó y el ritmo, la velocidad de la reunión previa a la jugada, hacer las llamadas, saber dónde estaba el reloj de juego, llegar a la línea de golpeo, mostrar las señales, ese tipo de operación comenzó. A falta de una mejor palabra, se sintió natural”.

Luck recibió su primer golpe desde que enfrentó a los Jacksonville Jaguars en el último partido de la temporada regular del 2016 cuando se escapó antes de ser derribado por el apoyador de los Seahawks, Bobby Wagner. Luck dijo que eso probablemente fue “lo mayor emoción que he sentido y sentiré por recibir un golpe” después de la jugada.

Luck, quien ha sido capturado 156 veces en su carrera, fue capturado cuando Joe Haeg, quien inició en el lugar del lesionado Anthony Castonzo (tendón de la corva), fue superado por la orilla por el ala defensiva de los Seahawks, Rasheem Green. Ahí no hubo suspenso sobre cómo se sentía Luck, porque se levantó, corrió y estrechó la mano con el ala cerrada Jack Doyle.

Andrew Luck jugó su primer partido de NFL tras 585 días de ausencia

VÍA DE INFORMACIÓN: ESPN