Interrogantes de juego aéreo nublan el futuro de los Dallas Cowboys

Interrogantes de juego aéreo nublan el futuro de los Dallas Cowboys

Los Dallas Cowboys entran al 2018 después de una temporada profundamente decepcionante en que no pudieron construir sobre una sorpresiva aparición de postemporada del 2016.

El corredor estelar Ezekiel Elliott se enfrascó en una batalla legal contra la liga, y al final se vio obligado a cumplir una suspensión de seis partidos. La distracción del asunto también fue factor para un declive en la producción, y en el 2017 promedió 1 yarda completa menos por acarreo de lo que logró como novato el año previo.

A eso se le sumaron lesiones a lo largo de la línea ofensiva y un recambio importante en el personal defensivo, particularmente en la defensiva secundaria.

El propietario del club, Jerry Jones, ha proclamado que Elliott volverá su nivel habitual en el 2018, y toda la NFL sabe que el éxito de los Cowboys parte del éxito que puedan tener por tierra.

Aquí te presentamos las cinco interrogantes que deben responder los Cowboys en la campaña del 2018:

¿Podrá Dak Prescott hacer que el ataque aéreo funcione a su alrededor?

Con Elliott en el backfield la temporada pasada, Prescott no llegó a las 200 yardas por aire en cuatro de 10 partidos, pero Dallas obtuvo el triunfo en tres de esos duelos. Sin Elliott en el backfield, Prescott no llegó a las 200 yardas por aire en cuatro de seis partidos, tres de esos encuentros culminando en derrota, lo que muestra claramente la importancia del corredor para el ataque aéreo. Este año, el problema no será la falta de Elliott, sino el nivel de talento general que existe entre los receptores en el arsenal de Prescott.

El histórico ala cerrada Jason Witten se retiró, y Dez Bryant, por mucho el mejor receptor abierto de este equipo desde Michael Irvin, fue cortado. En su lugar quedan el agente libre recién firmado, Allen Hurns –desechado por los Jacksonville Jaguars tras dos campañas poco productivas y plagadas de lesiones–; el agente libre recién firmado Deonte Thompson, quien en siete temporadas profesionales nunca ha alcanzado 600 yardas por aire o tres touchdowns; el ex fiasco de primera ronda de draft de Los Angeles Rams, Tavon Austin, quien viene de una temporada de 13 recepciones; el novato de tercera ronda, Michael Gallup; y los veteranos Terrance Williams y Cole Beasley, de quienes probablemente ya conocemos su nivel más alto. Geoff Swaim, recluta de séptima ronda del 2015, pinta como el principal ala cerrada. A partir de esas piezas, Prescott necesitará conjurar un ataque aéreo que complemente el aporte terrestre de Elliott, pero todo indica que este reto será mayor para el quarterback de tercer año, que haber jugado la parte de la temporada pasada sin el corredor estelar.

¿Cuánto afectará a Elliott la falta de Witten y Bryant?

Mucho. En el arsenal a disposición de Prescott, no parece haber demasiadas alternativas que quiten el enfoque defensivo sobre el corredor de los Cowboys.

El problema no será solamente en situaciones tradicionales de juego terrestre, como primera oportunidad. Sin Witten o Bryant, Dallas seguramente pensará más en Elliott en situaciones por aire de tercera y corto, o tercera y gol, cuando antes la presencia de Witten y Bryant ayudaba mucho a aliviar la situación.

Si Allen –la apuesta más fuerte de Dallas para este año– no muestra que al menos puede ser un receptor abierto N° 1 en algunos partidos, ya no digamos toda la campaña, le espera a Elliott una temporada de ocho defensores en la caja muy frustrante, incluso si cuenta con la mejor línea ofensiva de la liga.

¿Quién será el receptor abierto N° 1 para los Cowboys?

Por renombre, debe ser Allen. Es el único receptor abierto en el equipo que sabe lo que es una campaña de más de 1,000 yardas por aire y diez touchdowns, algo que consiguió en el 2015 para los Jags. El problema, claro está, es que han pasado dos temporadas y una enorme extensión contractual en Jacksonville desde entonces, y la producción no volvió a alcanzar esas cifras.

Interrogantes de juego aéreo nublan el futuro de los Dallas Cowboys

Subscríbete

Recibe las noticias al momento