Los posibles orígenes de la «mala suerte» del martes 13

Para muchas personas hoy es un día de mala suerte. Este pavor que sienten hacia el martes 13 se conoce como «trezidavomartiofobia» y los que la padecen son incapaces de desarrollar ciertas actividades en esta fecha. Ni cogen aviones, ni trenes y, ni tan siquiera, salen a la puerta de la calle. Y si lo hacen salen pensando que algo malo le va a ocurrir, que las cosas se van a torcer y que la vida hoy le dará un mal golpe.

La «mala suerte» que trae consigo el martes 13 parece tener distintos orígenes. Sobre la expansión de la superstición de esta supuesta mala suerte hay varias teorías: que se difundió desde Escandinavia hacia el sur por Europa y después a América por los conquistadores españoles, que surgió tras la eliminación de la Orden de los Templarios, el 13 de octubre de 1307, que se expandió de Estados Unidos a principios del siglo XX o, incluso, que tiene su origen en la antigüedad, por hechos como que 13 eran los comensales en la Última Cena de Jesucristo, 13 eran los espíritus malignos según la cábala judía o que es en el capítulo 13 del «Apocalipsis» en el que llega el anticristo.

Sin embargo, las connotaciones negativas que se le otorgan al martes 13 no tienen fundamentos científicos. No obstante, lo que sabemos es que el día martes y el número 13 estuvo y están asociados a la desgracia, por lo que, en la mayoría de los países latinoamericanos, la fecha es sinónimo de que algo malo puede pasar.

«En martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu casa te apartes», dice el antiguo refrán que ilustra en parte la superstición. En días como estos muchos evitan realizar actividades importantes porque lo consideran de mal augurio.

Subscríbete

Recibe las noticias al momento