Local Nacional Últimas

Morelos: ‘cuauhtemiña’ electoral

Cd. de México (13 mayo 2018).- Un futbolista podría ser el próximo gobernador de Morelos. Así se resume la historia electoral de esta entidad que, en 18 años, transitó de la alternancia a la pluralidad y del pluralismo a la degradación de la política.

En 2015, Cuauhtémoc Blanco ganó la presidencia municipal de Cuernavaca tras una sorprendente maniobra del Partido Socialdemócrata (PSD), dirigido entonces por los hermanos Julio y Roberto Yáñez.

Con 39 mil 535 votos, el ex goleador del América derrotó al PRI, al PAN y al PRD, e inició una polémica administración.

En 2016, se filtró a la televisión un contrato que habría firmado Blanco con los dirigentes del PSD para ser su candidato a la presidencia municipal y, a partir de ahí, comenzó el rompimiento entre el edil y sus operadores políticos.

Las constantes diferencias con el gobernador perredista Graco Ramírez, y un estilo apartado de los cánones de la política, caracterizaron sus dos años y medio de gobierno. Fueron frecuentes los eventos públicos en los que el Cuau fue sorprendido en fuera de lugar.

Sin embargo, el 2 de abril de 2018, cuando Blanco pidió licencia al cargo para asumir la candidatura de Morena a gobernador, gozaba de respaldo ciudadano; tanto, que hoy es el puntero en la contienda, según encuestas difundidas en medios locales.

De la mano de Andrés Manuel López Obrador, Blanco transita el camino hacia la gubernatura, ante el asombro e inquietud de analistas políticos como Luis Carlos Ugalde (ex presidente del IFE), quien calificó la inminencia del triunfo del futbolista como un síntoma de la “degradación política” en la que está sumido el estado de Morelos.

Blanco y Morena enfrentan a tres partidos que han gobernado la entidad en los últimos 20 años, y que han dejado una estela de inseguridad, pobreza y corrupción.

El PRD, que en 2012 ganó la gubernatura con Graco Ramírez, enfrenta hoy un voto de castigo que merma las posibilidades de triunfo de su candidato Rodrigo Gayosso Cepeda, hijastro del gobernador.

La candidatura del también ex dirigente estatal del PRD rompió en Morelos la coalición nacional Por México al Frente, pues el PAN y MC se negaron a respaldarlo.

El PRD, sin embargo, se consiguió como aliados al Partido Verde, y al PSD, antiguo partido de Cuauhtémoc Blanco.

Por parte de la alianza PAN-MC, el candidato es Víctor Manuel Caballero, diputado local y ex secretario de Salud del gobierno estatal.

El PAN, que en 2000 y 2006 ganó las elecciones de gobernador con clara ventaja, tuvo su debacle en las elecciones de 2012, cuando fue desplazado al tercer lugar con una votación de apenas 15 por ciento, en medio de una crisis de inseguridad y narcoviolencia agravada durante el gobierno de Marco Adame.

Los priistas postularon a Jorge Meade, ex diputado federal, ex dirigente del PRI estatal y ex delegado de Sedesol en Morelos.

Para el PRI, ganar las elecciones implicaría regresar a un palacio de gobierno que abandonó hace 18 años, cuando su último gobernador (Jorge Carrillo Olea) fue reprobado por el electorado tras un notorio incremento en los casos de secuestro.

Además de los candidatos de las cuatro principales fuerzas, otros tres abanderados están en campaña: Mario Rojas, del Partido Humanista; el ex senador del PT, Fidel Demédicis, que va por la vía independiente, y el ex rector de la UAEM, Alejandro Vera, quien fue postulado por Nueva Alianza a pesar de las acusaciones de corrupción que ha hecho en su contra el gobierno de Graco Ramírez.

La boleta electoral de Morelos es reflejo de la dispersión de fuerzas políticas en la entidad.

Producto de la irrupción de Cuauhtémoc Blanco y el PSD en las elecciones municipales de 2015, y de las fracturas en los partidos tradicionales, hoy en Morelos existen 11 bancadas distintas en su Congreso local; y presidentes municipales de diez partidos y coaliciones distintas.

El PRD, partido que tiene la gubernatura, no ostenta ni la tercera parte de los cargos de elección: gobierna seis de los 33 municipios y tiene ocho de los 30 diputados locales.

No existe una segunda fuerza definida, pues el PRI tiene seis diputados y gobierna en nueve municipios, pero no tiene las ciudades más pobladas.

El PAN tiene cinco diputados y sólo tres municipios, pero ganó el distrito electoral federal de Cuernavaca en los comicios federales de 2015.

El PSD, que hace tres años ganó Cuernavaca, Jojutla y Zacatepec, perdió a Blanco y Cuernavaca, y en Jojutla enfrenta dos crisis: la de la penetración del narcotráfico y la devastación que dejó el terremoto del 19 de septiembre pasado.

En el río revuelto, Morelos podría sorprender a México con una ‘Cuauhtemiña’ electoral. Sería la primera vez que un futbolista ocupe un cargo de gobierno del más alto nivel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *