Nacional Últimas

La diferencia del sismo del 85 con el del 19 de septiembre

 Después de los acontecimientos del sismo, Pedro Ferriz de Con analiza el actuar de la sociedad-gobierno y descubre que lo que era futurista para México en cuestión de organización y reacciona ante las acciones del gobierno han dejado de ser mera imaginación o anhelo.
Así lo describe y así lo plantea:
Ahora con el sismo del 19 de septiembre que terminó en un caos de emociones y temores ante un posible nuevo sismo aún más devastador.
Este 19 de septiembre pasamos los mexicanos de la anécdota del sismo de 1985 al dolor de volver a perderlo todo en el presente.
 … pasamos del simulacro a la realidad,
…del recuerdo cuando fuimos solidarios a tener que volver a serlo.
En un abrir y cerrar de ojos cambió dramáticamente nuestro entorno, todo se convirtió en devastación y muerte. Y ante el panorama de dolor surgieron los primeros efectos sociales.
-La gente hizo suyas las calles y se volvió el protagonista de la historia,
-los políticos y los gobiernos fueron echados a un lado,
-el único del ruido político hacia las elecciones del 2018 recibió su primer manotazo de la sociedad que EXIGE no se entreguen recursos a los partidos políticos destinados para campañas,
-la juventud despertó y se encontró con muerte, heridos, escombros, miedos y necesidades,
-las instituciones se vieron vulnerables.
Ahora sí hubo rechiflas y empujones en las giras del presidente, ahora sí Osorio Chong fue sacado a pedradas de un evento, ahora sí la ciudadanía alza la voz y logra que los políticos escuchen y escuchen bien.
Y ellos mismo son los que ahora también responden: el PRI administró su presencia mediática, por otro lado, el PAN-PRD-MC informaron que renunciaban al 100% de sus aportaciones que el INE les da para hacer proselitismo.
Y la sociedad les contesta: “Hey!, no es dinero que nos donan, es nuestro dinero”.
El hecho más importante después del sismo es que sacudió (no solo la tierra) sino conciencias y actitudes de los mexicanos.
La diferencia de hace 32 años es que ahora los ojos ciudadanos están en todas partes, están y no callan más.
Ejemplo de ellos fueron las redes sociales que hirvieron con información, indignación, ayuda y unión.
Los ciudadanos tomaron el control y ante esto y el miedo, no es si vuelve a temblar o no, el miedo es si con el tiempo se hace avanzar a la indolencia y a la incomunicación entre nosotros, si con las semanas, meses y años regresa nuestro egoísmo.
Si le devolvemos a México y a los partidos políticos que lo tenían y que nos lo habían quitado para que sigan en la corrupción, incapacidad, ineficiencia, improvisación y otra vez experimentar la frustración y furia de sabernos robados.
¡No soltemos a México!
Hoy el control lo tiene la sociedad… lo que pensamos cambiaría en años, YA CAMBIÓ.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *