Nacional

LA MIGRACIÓN PONE A PRUEBA A ESTADOS UNIDOS Y A EUROPA

SÍGUENOS Y COMPARTE
#MigranteTúMigranteYo #Morelos

En lo que respecta a democracia y derechos humanos, Estados Unidos y la Unión Europea se proyectan como modelos universales, pero por otra parte, el tema de la migración los divide profundamente y les pone a prueba, pues deben resolver el asunto de tal manera que puedan mantener la solidaridad en medio de un fuerte debate sobre controles fronterizos, deportaciones y valores nacionales.

En la Unión Europea, algunos países han buscado bloquear el flujo sin precedente de migrantes que huyen de la pobreza en el Oriente Medio y África, mientras Alemania se apresta a procesar a 800 mil migrantes este año y desea que otros países también participen.

En Estados Unidos, el influjo de inmigrantes que entra ilegalmente ha aflojado en los últimos días, pero la retórica sigue encendida.

La cuestión suscita tantas pasiones que el presidente Barack Obama ha provocado críticas en contra de precandidatos tanto de izquierda como de derecha por su manejo político del tema.

Los antiinmigrantes se indignaron por los esfuerzos de Obama por hacer menos estricta la deportación de inmigrantes no autorizados. Encabezados por Texas, 26 estados han demandado para bloquear ese cambio en la política de deportación.

Por contraste, grupos por los derechos de los inmigrantes notan que durante el Gobierno de Obama se ha practicado un número récord de deportaciones y se ha permitido la detención de muchas de las madres centroamericanas que han cruzado la frontera con sus hijos.

Por su parte, en Europa empieza a cuestionarse el futuro de las fronteras internas sin pasaporte, y una cifra creciente de muertes profundiza el sentido de urgencia. Más de dos mil 800 migrantes han muerto este año tratando de llegar a Europa, en su mayoría por mar, según la Organización Internacional para las Migraciones. El 27 de agosto se hallaron los cadáveres en descomposición de 71 migrantes en un camión abandonado cerca de Viena, al parecer después de morir sofocados.

En la frontera húngara con Serbia, unos 300 extremistas marcharon hace unos pocos días con banderas hasta un cruce fronterizo y gritaron a los migrantes diciéndoles que se fueran por donde habían llegado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *