‘No dejaban de disparar’

 
Los policías que participaron en el operativo de Temixco, Morelos, quedaron bajo fuego durante casi hora y media.
 
Así lo aseguraron los oficiales a REFORMA, quienes narraron que durante la intervención nunca supieron que en el domicilio de la Colonia Rubén Jaramillo había mujeres o menores de edad y que repelieron una agresión directa de armas de fuego.
 
Afirmaron que quedaron parapetados tras un muro en medio de la oscuridad y que accionaron sus armas de cargo en contra de donde salían los disparos, principalmente de una zona que después supieron que era el baño.
 
«Hasta ahora sabemos que quien disparó es José Alberto Valdez Chapa, ‘El Señor de la V’ (ligado al Cártel de la Sierra Sur).
 
«No dejaba de disparar desde el baño, junto con otro sujeto, se burlaba de nosotros, que íbamos a valer madre», contó uno de los policías.
 
Tras el hecho se dieron cuenta de que en el baño quedaron los cuerpos de cuatro mujeres, una bebé y un adolescente.
 
Aunque el capo gritó durante la balacera a los oficiales que venían en camino sus refuerzos, éstos nunca llegaron.
 
Del baño salieron dos sujetos -uno de ellos Valdez Chapa-, de una de las recámaras otro tipo y de una segunda recámara una mujer, donde se resguardaba con otros menores.
 
‘El Señor de la V’ se rindió tras la balacera con un niño en brazos que utilizó como escudo, mientras hablaba por celular, recordaron los agentes del Mando Único.
 
De acuerdo con el testimonio de los oficiales, los hechos ocurrieron entre las 03:00 y las 04:30 del 30 de noviembre.
 
«La madrugada de ese 30 de noviembre realizamos patrullajes de seguridad en Temixco, por medio de una denuncia anónima de una persona del sexo masculino, nos refiere que en un domicilio de Temixco llegaron vehículos con gente armada, con gente encapuchada, que constantemente se escuchaban detonaciones de arma de fuego.
 
«Para no incurrir a ninguna omisión de servicio nos trasladamos a donde refiere esta persona, cuando llegamos visualizamos que estaban entrando los vehículos con las características que refiere el ciudadano, al aproximarnos de esos vehículos iba descendiendo gente hacia el domicilio y visualizamos que dos de ellos iban armados», narró uno de los mandos policiacos.
 
Para los agentes, al ser un delito la portación de armas se acercaron y los sujetos caminaron hacia el interior del inmueble.
 
«Descendimos de la unidad, uno de mis compañeros le da alcance a uno de ellos, que se va introduciendo al domicilio, y veo que se da vuelta, lo sujeta y lo jalan hacia dentro, fue un escenario impactante porque empezamos a escuchar las detonaciones de estas personas, yo bajo un escudo de la unidad y nos introducimos al domicilio para privilegiar la vida del compañero.
 
«Fue impactante entrar y ver que mi compañero se arrastraba tratándose de cubrir en un vehículo que se encontraba en el interior de dicho inmueble, no se veía nada, las luces estaban apagadas», añadió otro mando de la unidad de Temixco.
Fuego cruzado
 
La casa donde se refugió ‘El Señor de la V’ se encuentra a desnivel y se requiere subir unos escalones y recorrer un pasillo para llegar hasta el acceso principal, recordaron los agentes.
 
Desde la entrada al inmueble sólo era posible observar la parte trasera de la casa, dos ventanas de dos recámaras y una ventana más pequeña del baño.
 
«Estábamos en una situación vulnerable, habían ventanales, sentíamos cómo nos disparaban en todo momento, les hacíamos comandos verbales, ‘alto ahí, Policía del Estado, suelten sus armas, deténganse’, hacían caso omiso, nos gritaban que ni madres, que íbamos a valer verga, que ya habían pedido apoyo, fueron momentos de mucha tensión, sentíamos cómo volaban los vidrios.
 
«Llegó el momento en que no teníamos un parapeto, eran ventanales, no veíamos de dónde venían las agresiones, sólo sentíamos referencias, sentíamos cómo los disparos iban dirigidos hacia nuestra persona», relató otro de los participantes.
 
Los policías aseguran que sólo seis de ellos accionaron sus armas en contra de los agresores desde los ventanales, la puerta principal y desde la parte posterior de un refrigerador.
 
«No se veía nada, sólo repelimos la agresión desde donde venían los tiros, escuchamos burlas, que nos iban a matar, que nos iban a dar en la madre», acotó otro policía.
 
«Después de exhortarlos durante hora y media a que ya no dispararan nos empiezan a decir que ya, que iban a salir, los exhortamos a que salieran, se oía movimiento, después encienden las luces, salen dos personas de una puerta que se encontraba al frente de donde nosotros estábamos, hasta ese momento nos damos cuenta que era un baño, que había más gente ahí», lamentó uno de los oficiales con lágrimas en sus ojos.
 
Los policías no se explican cómo el capo identificado como Valdez Chapa pudo mantener calladas a las mujeres, la bebé y el adolescente en el baño para que él pudiera disparar desde ahí.
 
Aseguraron que en total fueron detenidos cuatro adultos, tres hombres y una mujer, que se encontraba con otros menores en una de las recámaras.
Temen represalias
 
Con lágrimas, tristeza e indignación, los oficiales de la Policía de Morelos que sostuvieron un enfrentamiento con ‘El Señor de la V’ lamentaron la decisión de un juzgado de ponerlo en libertad.
 
Los oficiales reconocieron además un temor por las amenazas que han surgido contra ellos tras la operación en Temixco.
 
En narcomantas un grupo criminal ofreció 100 mil pesos por la cabeza de los uniformados.
 
«Siempre el malo es el policía, no los delincuentes. ¿Qué esperaban, que se hubiera muerto uno de nosotros? Atendimos una denuncia ciudadana, no fuimos omisos, la atendimos, vimos a personas armadas y procedimos.
 
«También a nosotros nos duele que este resultado, con las víctimas, somos padres de familia, pero fuimos atacados y respondimos como lo establece el protocolo, estamos amenazados por hacer nuestro trabajo, ¿cómo se lo explicamos a nuestras familias?», indicó uno de los oficiales en entrevista.
 
Las manos de uno de los mandos no dejaban de temblar.
 
«Si yo sé que hay algo contra mí, claro que no voy a interponer a mi familia ante esta situación, ahorita pues también tenemos el temor de todo esto que se ha venido dando con las amenazas que se han dado, nos sacaron una narcomanta con nombres, tenemos también el temor con nuestra familia», dijo uno de los agentes.
 
«Ahora que sabemos todos los antecedentes que trae esta persona (‘El Señor de la V’) sabemos que no es fácil, ahora vivimos siendo agredidos por él, es una persona que está fuera de la cárcel y ahora nosotros tenemos una incertidumbre por el estado de nuestras familias», añadió otro elemento.
 
De acuerdo con los oficiales, las familias de los policías tuvieron que salir de Morelos ante dichas amenazas.
 
Los elementos del Mando Único reprocharon la ligereza con la que actores políticos o sociales han asumido un posicionamiento respecto al caso Temixco sin conocer su versión.
 
«Tenemos una vocación, es algo que queremos, queremos nuestro uniforme, tenemos principios, estamos conscientes y seguros de lo que pasó, es importante que la gente sepa lo que pasó», reprochó uno de los efectivos.
 
Los oficiales confían en que un tribunal les dé la razón y éste dé un revés al juzgado que les dio la libertad a los delincuentes que los atacaron en el operativo.

Subscríbete

Recibe las noticias al momento