Nacional

“Sin nosotros los inmigrantes, Estados Unidos se paraliza”

SIGUENOS Y COMPARTE
#SomosMigrantes #Morelos
Al menos 65 restaurantes cierran en Washington en señal de apoyo al Día Sin Inmigrantes.

Washington no funcionó este jueves a pleno rendimiento. Más de 65 restaurantes permanecieron cerrados y centenares de empleados en tiendas y establecimientos no acudieron al trabajo. Se celebraba el Día Sin Inmigrantes, que cumplió su objetivo: demostrar lo necesarios que son los inmigrantes —formada en gran parte por la comunidad latina— para el funcionamiento diario de Washington, donde más del 20% de la población es extranjera.

protesta se extendió por otras ciudades de Estados Unidos, como Nueva York, Filadelfia o Houston, y adquirió mayor relevancia este año por la llegada del nuevo presidente, Donald Trump, cuyas primeras semanas en la Casa Blanca han confirmado la fuerte retórica antiinmigrante que ya anunció durante la campaña electoral. En menos de un mes, el republicano ha ordenado la construcción de un muro en la frontera con México, aprobado un veto migratorio contra siete países de mayoría musulmana, e impulsado redadas en ciudades de todo el país para deportar a aquellos que residen ilegalmente, la mayoría de los cuales son hispanos.

Según datos del Migration Policy Institute, los inmigrantes forman en torno al 14% (45 millones de personas) de la población de EE UU. De ellos, la mitad provienen de países latinoamericanos. En el mercado laboral, los inmigrantes componen el 17% y sus empleos se condensan en el sector servicios, sobre todo restaurantes, hostelería y pequeños establecimientos. “El hombre anaranjado (en referencia a Trump) quiere deshacerse de nosotros”, dice una mujer hispana y organizadora social en Washington, “pero somos la columna vertebral de este país”.

En Mount Pleasant, un tranquilo barrio latino del norte de la capital, muchos vecinos estaban en huelga y sus negocios permanecían cerrados. Varios de ellos tenían pósters pegados en sus puertas y ventanas con el lema “Unámonos todos” y reivindican, “Señor presidente, sin nosotros y sin nuestro aporte este país se paraliza”. En el centro cristiano La Casa, madres, padres e hijos aprovechan el día libre para asistir a una reunión con una orientadora social, que ofrece instrucciones sobre cómo actuar ante las posibles redadas de las autoridades de inmigración.

“Desde que entró el nuevo presidente Trump creo que nosotros, los latinos, no dormimos tranquilos ni un día”, dice Julia Flores, salvadoreña que vive a pocas calles y lleva 18 años en Washington. “Es importante salir a la calle hoy, no trabajar, y demostrarle al presidente Trump que un día sin latinos es una pérdida para el país”, añadía mientras los asistentes se preparan para iniciar una manifestación hacia la Casa Blanca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *