Nacional Últimas

Van 165 fallecidos en edificios viejos

Cd. de México (26 septiembre 2017).- De los 187 muertos reportados en la Ciudad de México por el sismo de la semana pasada, al menos 165 fallecieron en inmuebles con un promedio de antigüedad de 43 años.

Conforme las listas de los Gobiernos federal y de la CDMX de edificios colapsados durante el sismo del 19 de septiembre, REFORMA acudió a 33 de ellos y confirmó que 25 de esos inmuebles tenían una antigüedad de entre 30

y 60 años.

El edificio más viejo estaba en Concepción Béistegui con 70 años. Ahí no hubo muertos, pero el inmueble quedó derruido.

Las Delegaciones Cuauhtémoc y Benito Juárez concentran 20 de los 33 edificios colapsados.

El edificio ubicado en la Calle Puebla 282, que concentraba laboratorios, tenía una antigüedad de 50 años. En su derrumbe fallecieron 14 personas.

En la Delegación Coyoacán se encuentran otros 5 de los edificios derrumbados.

Otro, en la Delegación Tlalpan, con el mayor número de víctimas fue el Colegio Enrique Rébsamen, ubicado en la Colonia Nueva Oriental, con 26 muertos.

La escuela tenía una antigüedad de 34 años y también se han documentado fallas estructurales en la construcción y ampliación de la institución educativa.

La segunda edificación con más de 40 años de antigüedad y con el mayor número de víctimas (21 fallecidos) es la fábrica de textiles ubicada en la Colonia Obrera, de la Delegación Cuauhtémoc.

En el inmueble de Álvaro Obregón 286, en la Colonia Roma, se han rescatado a 28 personas, se han encontrado 9 cuerpos y se tiene el reporte de otras 38 personas atrapadas.

El único edificio de reciente construcción que reportó víctimas fue el de Zapata y Antillas, en la Portales, donde fallecieron dos personas. El inmueble tenía sólo un año de antigüedad.

Sergio Alcocer Martínez, vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Ingenieros Civiles, señaló a REFORMA que el derrumbe de un gran número de edificios viejos refleja que las edificaciones nuevas cumplen con la normatividad y reglamentos de construcción.

“Esto revela que los reglamentos de construcción sí sirven. La vida útil de un edificio son 50 años, y los edificios modernos no tuvieron daños”, dijo en entrevista telefónica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *