El triunfo de la política

Aunque a muchos les cuesta trabajo aceptar que las negociaciones entre los equipos de los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump, al suspenderse indefinidamente el aumento de los aranceles que había anunciado el mandatario norteamericano, fue positivo para México. Muchos habían soñado con un inminente fracaso del mandatario mexicano, verlo derrotado y volver al pasado, al viejo sistema corrupto.

El anuncio fue, sin lugar a duda, una buena noticia, porque de lo contrario el derrotado no hubiera sido el presidente de la República sino el país entero y desde luego la población, pero también los empresarios, muchos de los cuales, lamentablemente regatearon su apoyo al llamado del presidente, para asistir a un encuentro de unidad en Ciudad Juárez, a unos pasos de Estados Unidos.

Efectivamente, como afirmó el presidente nacional de la Canacintra, José Enoch Castellanos Férez, con un mitin no se iba a resolver el problema de los aranceles. De eso estábamos claros todos, pero era necesario estar unidos en torno al presidente de todos los mexicanos.

Por fortuna, hubo muchos otros que se sumaron, como el dirigente de la Coparmex Gustavo de Hoyos, que celebró la victoria a la que calificó de “importante”, y pidió “tomar las providencias para que, si en el futuro hay una amenaza similar, estemos preparados para enfrentarla».

Es entendible la frustración que puedan tener muchos por lo que se pudo ceder, por ejemplo, lo de dejar abierta la posibilidad de ser un Tercer País Seguro o la presencia de militares mexicanos en nuestra frontera sur, para contener el ingreso de centroamericanos.

En la balanza, sin embargo, hay que poner otros temas que deben sopesarse en su justa dimensión. El costo, efectivamente fue alto, pero ¿qué tal el riesgo? ¿Qué hubiera significado, si en sus locuras Trump hubiera llegado a la aplicación de los aranceles progresivos porque él necesitaba alimentar a su base electoral con esas medidas; luego de que no ha cumplido por completo con su promesa de construir el muro a todo lo largo de la frontera?.

Hay que entender la decisión del porqué Andrés Manuel López Obrador decidió no llevar el conflicto a un escenario de mayor confrontación, de no enseñarles la lengua y no ponerse con los gringos a las patadas, porque él sabe lo que significa aquello de estar “tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos”. 

Bien, como ha señalado el coordinador parlamentario de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, la noticia para el país es buena, porque “se recupera la estabilidad económica, se recobra la confianza y se genera la posibilidad de mayores inversiones extranjeras”.

Esto, de alguna manera, representa lo que hemos recuperado, lo que ganamos al final de cuentas, porque de lo contrario ¿cuál sería el reclamo de nuestros compatriotas, de los empresarios, de los partidos políticos si el equipo negociador se hubiera cerrado a llegar a acuerdos? No me lo quiero imaginar.  

Consideran muchos que Trump sólo amenaza, que no llega al final de sus chantajes; era posible, pero, insisto¿qué hubiera pasado si no llegamos a los acuerdos que, de manera excelente, negociaron el canciller Marcelo Ebrard y los titulares de Economía, Graciela Márquez y de la SAGARPA, Víctor Villalobos; además de la embajadora en Washington, Martha Bárcena?.

El acto de unidad en defensa de la dignidad de México y en favor de la amistad con el pueblo de los Estados Unidos fue, a pesar de que se le quiso descalificar, un evento relevante por su significado; que si bien tuvo que ver con una muestra de unidad frente a las acciones del gobierno estadunidense, representa también un acto que llama a todos los mexicanos a sumarnos en favor de país y a rechazar a quienes se han dedicado a descalificar, desde adentro, al nuevo gobierno por haber osado a tocar sus intereses corruptos.

En Tijuana el presidente López Obrador reconoció que en las negociaciones hubo voluntad de la otra parte y por ello extendió a Trump su mano amiga y no su puño, pero afirmó que es injusto que se castigue a México por extender también su mano a quienes vivenen la miseria, a los migrantes.

Recordó que el fenómeno migratorio no surge de la nada, emerge, afirmó, de las carencias, de la falta de empleo, por lo que llamó a EU para cumplir los compromisos signados, de atacar las  causas de la migración, y se den las soluciones desde donde son originarios. 

Por lo pronto, como lo marca claramente la Constitución de la República, en el Senado nos corresponde aprobar o rechazar los tratados que firme nuestro país y, como lo ha señalado el Senador Monreal y el propio mandatario mexicano, vamos a continuar con el proceso legislativo de ratificación del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), lo que deberá ocurrir entre el 18 y 19 de junio.

A pesar de todo, se impuso la política sobre a confrontación, y esto no hay que perderlo de vista, pero sobre todo entender su significado.

Senadora de Morena.

Desde el Senado

Por: Lucy Meza

EL DESARROLLO INSTITUCIONAL DE LA EVALUACIÓN EN MÉXICO

ASi bien uno de los cambios globales que el siglo XXI presume es la modernización de las estructuras políticas y administrativas del Estado en todos sus niveles, esto exige también una modernización en losprocesos de evaluación del desempeño de las entidades públicas.

En nuestro país, dichos cambios no se han alcanzado. Pocas son las entidades federativas y los municipios que plenamente han emprendido este propósito.

La corrupción es el sello que ha marcado a los gobiernos neoliberales, de manera particular a la administración de Enrique Peña Nieto, pues ni la transparencia de recursos financieros públicos, ni políticos, se ha dado. La autonomía de los distintos mandos es inexistente, ya que lamentablemente el crimen organizado es el que, en muchos casos, gobierna.

Sin embargo, efectivamente, “se requiere de mejoresesquemas de evaluación del desempeño”, que permita a los gobernantes contar con las herramientas para “medir el grado de compromiso del gobierno con sus gobernantes”.

En México, la evaluación de desempeño de los gobiernos estatales y municipales no existe como metodología; que permita medir resultados y el impacto positivo o negativo, para llevar a cabo cambios a favor de la población y de las entidades.

Coincido en que estamos muy lejos de que en México queda mucho por hacer que le permita, en particular, a los municipios, hacer una verdadera y seria evaluación de sus resultados como gobierno, porque insisto en que está en medio el crimen organizado y los intereses políticos, que dejan muy por detrás al bienestar de la población.

Por lo que toca a los resultados del desempeño de los gobiernos estatales y municipales, las cuatro “E”: eficiencia, economía, eficacia y equidad; además de la “efectividad” en la gestión pública, no se cumplen de manera generalizada y, por lo mismo, la excelencia en el desempeño no se alcanza. Esto repercute en el incumplimiento de los planes de desarrollo y, por lomismo, en las condiciones de bienestar prometidas y necesarias no llegan.

El mejor indicador de desempeño del trabajo realizado,ya sea por un gobierno estatal o municipal, lo determina la propia población. Son pocas las acciones gubernamentales que se califican positivamente. Lamentablemente, cada gobierno no contempla la necesidad de hacer una evaluación seria del desempeño realizado, incluso no se contempla llevar a cabo una auto calificación o tratar de conocer qué opina la población.

Si bien en los últimos años algunos gobiernos, particularmente estatales, están recurriendo a las empresas encuestadoras, que realizan a través de muestreos, sondeos de opinión para tener una evaluación del desempeño gubernamental. Sin embargo, la calificación es generalizada y pocas veces se da de manera particular, de tal forma que no se tiene claro el desempeño particularizado de cadaorganismo público.

En suma, el desarrollo institucional de la evaluación en México, a nivel estados y municipios, es bastante pobre; aún existe la convicción de que los gobiernos no cuentan con las medidas necesarias para asumir las competencias y funciones para hacerse cargo de su propio desarrollo y ofrecer verdaderos resultados.

Requerimos fortalecer el conocimiento y la cultura de la evaluación que debe de ser seria, oportuna y profesional en los tres niveles de gobierno; pero este impulso debe venir de una acción conjunta como podría ser, por ejemplo, de la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO), para que diseñe además políticas públicas para el fortalecimiento del federalismo, y de los procesos de descentralización,que de alguna manera ya existen.

“Impulsar reformas y políticas públicas para el fortalecimiento municipal, ofrecer a los gobiernos municipales información, para mejorar su gestión yademás propiciar el intercambio de experiencias entre funcionarios municipales”.

De ese mismo espacio, podrían definirse políticas de evaluación que les permitan conocer las medidas modernas de calificación de desempeño de las entidades públicas, y los cambios positivos que se pueden alcanzar en favor de la población de los estados y municipios, y por ende del país.

Reforma laboral, triunfo unánime

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México y campus Puebla “la política salarial-laboral de la administración del presidente Enrique Peña Nieto destruyó fuentes de trabajo en empleos de altos salarios, y sólo presentó crecimiento del empleo en salarios de baja remuneración”.

En el análisis de coyuntura “el sexenio del empleo precario y los bajos salarios”, se afirma que “la política laboral y salarial es sin duda, uno de los aspectos más inamovibles de los últimos 30 años en México”, y que la política laboral del gobierno peñista se caracterizó con “precariedad en las condiciones laborales, con población sin seguridad social y contratación no permanente”.

Durante más de 80 años los sindicatos, que se decían ser los representantes de la clase trabajadora fueron el principal dique para que ésta accediera a mejores salarios y, por consecuencia, mejores niveles de vida. Esos sindicatos, brazo corporativo del PRI, fueron por el contrario, quienes consistieron la precariedad en el trabajo y la pobreza salarial.

En décadas, el control sobre los trabajadores fue implacable. La mayoría priista en los congresos locales y en el federal no permitía que pasara ninguna iniciativa de la oposición de izquierda, que significara mejoras sustantivas en favor de los trabajadores.

Sin duda alguna, en el recuerdo oscuro de los trabajadores están aquellos líderes como Fidel Velázquez, Leonardo Rodríguez Alcaine, Joaquín Gamboa Pascoe, Carlos Romero Deschamps, Víctor Flores Morales y Joaquín Hernández Galicia, por ejemplo.

Estos líderes, y muchos más, eran quienes marcaban línea para que nada que afectara los intereses de la clase política y de los grupos empresariales.

Por fortuna la lucha siguió. En la llamada “congeladora parlamentaria” quedaron muchas iniciativas que hoy podrán ser una realidad.

Cuatro meses antes de que terminara la administración de EPN, el portal SinEmbargo publicó: “Los saldos de Peña: 68.4 millones, sin seguridad social; 26% de los adultos mayores, sin una pensión”, precisaba: “México se encuentra entre ´los peores países del mundo para trabajar´, en el Índice Global de los Derechos de la Confederación Sindical Internacional.

Nuestro país se encuentra en la categoría 5 de este ranking por ser una nación que no garantiza los derechos de los trabajadores”.

Se destacaba que México se encontraba en la categoría 5, donde “si bien la legislación puede enumerar ciertos derechos, los trabajadores carecen efectivamente de acceso a ellos y están, por tanto, expuestos a unos regímenes autocráticos y a unas prácticas laborales injustas”.

El pasado 11 de abril la Cámara de Diputados aprobó la Reforma Laboral, cuya minuta fue enviada al Senado, donde fue aprobada por unanimidad por las Comisiones del Trabajo y Previsión Social y de Estudios Legislativos.

Y ¿por qué por unanimidad? porque a partir de su publicación, por ejemplo, los trabajadores gozarán de seguridad social, aguinaldo y vacaciones; porque se acabarán los llamados contratos de protección patronal, y ahora los sindicatos van a tener que someter a votación, de todos sus agremiados, qué tipo de contrato quieren; y podrán discutir sus cláusulas.

Desaparecen las juntas de conciliación y arbitraje, se crean tribunales laborales para garantizar mayor imparcialidad, tribunales especializados en el ámbito del Poder Judicial que están obligaos a garantizar una verdadera justicia laboral.

Se visibilizará a los trabajadores del campo y deberá respetarse sus derechos de seguridad social, lo que, sin lugar a dudas, es un gran triunfo de los sindicatos independientes, organizaciones sociales, de abogados laboristas y de la izquierda, que siempre propugnaron para que se alcanzara la justicia laboral.

Esta reforma tiene un significado relevante, pues hoy las trabajadoras y los trabajadores del hogar van a poder tener asegurados derechos que antes no se tenían, pues por cada 100 personas ocupados en actividades domésticas 90 de ellos son mujeres y regularmente laboraban sin ningún tipo de contrato. Sin duda, debemos de reconocer la lucha social emprendida por mujeres trabajadoras, como Marcelina Bautista. Este triunfo también es de ellas.

De igual manera, se cumplen los acuerdos 87 y 98 de la Organización Internacional del trabajo (OIT) sobre democracia y libertad sindical, y se atiende el anexo 23 del tratado de libre comercio conocido como T-MEC, relativo al derecho de sindicación y negociación colectiva.

Llama la atención las declaraciones de la dirigencia priista que en San Lázaro que reconocieron: “Ya muchos liderazgos, nos dimos cuenta de que o nos adecuamos a los tiempos de la nueva realidad o nos quedamos fuera”.

Esta reforma representa un avance significativo, amén de que debemos seguir impulsando cambios que ofrezcan mayores beneficios a la clase trabajadora. Hoy en el Senado, al aprobar la reforma laboral, el triunfo será de todos y será unánime.

Senadora de Morena.

Por Lucy Meza

Desde el Senado

Arte y tecnología

En estos días de guardar me encontré con notas que seguramente han sido de llamar la atención a todo el mundo. Particularmente luego del reciente incendio en la Catedral de Notre Dame en París, lo mismo que ocurrió en el Museo Nacional de Río de Janeiro el año pasado, que mediáticamente no llamó tanto la atención. Una de las notasdel tema destaca: la necesidad de contar con un acervo digital de las obras de arte a nivel mundial, y el que existe en México un esfuerzo en este sentido.

La información señala que “la Catedral de la Ciudad de México formará parte de las 30 nuevas ubicaciones provenientes de 13 países, incluido el templo de Apolo, en Grecia; la tumba de Tu Duc, en Vietnam; y el monumento a Thomas Jefferson, en Estados Unidos; entre varios otros que se podrán recorrer virtualmente gracias al proyecto de Artes y Cultura de Google, desarrollado en colaboración con la organización sin fines de lucro llamada CyArk

A propósito del Día Mundial del Patrimonio Histórico, se explica que Google Arts and Culture ampliará su proyecto Open Heritage (Patrimonio Abierto) al agregar un nuevo conjunto de sitios en peligro de extinción de todo el mundo a la plataforma, donde se incluyen obras como el Palacio de Bellas Artes y las ruinas arqueológicas de Monte Albán” y se anuncia la formación de un nuevo Open Heritage Alliance y del portal Open Heritage 3D, que reunirá a expertos en preservación de instituciones GOOGLE OPEN HERITAGE.

Un dato interesante es el hecho que la Catedral de la Ciudad de México se suma al patrimonio abierto para visitarse virtualmente, y que Google Arts & Culture junto con académicos trabajarán conjuntamente para preservar el patrimonio mundial. 

El proyecto Open Heritage informó que se puede tener acceso virtual a 27 sitios del patrimonio mundial en 18 países diferentes, con datos e información sobre cada ubicación, además de presentar modelos tridimensionales de las estructuras 3D y tecnología de escaneo láser. Entre los sitios se encuentra incluido Chichén Itzá, en México; Al Azem Palace, en Siria y la Puerta de Brandeburgo, en Alemania.

La nota publicada por el diario Excélsior destaca un asunto, sin lugar a duda de suma importancia: “Los datos de patrimonio en 3D que se tiene de diferentes edificios, como la propia Catedral de Notre Dame, del acervo cultural de la humanidad, que se tiene en archivos, se podrá ver a través de imágenes de Street View y mediante exhibiciones en línea,se puede entrar de manera virtual y puede observarse parte de los artefactos destruidos, incluido el esqueleto más antiguo de América.

Las nuevas tecnologías son un gran aliado para todo, particularmente para el arte, la antropología, la medicina. El incendio de Notre Dame muestra, efectivamente, la necesidad de contar con un acervo digital de las obras de arte.

Desde el Poder Legislativo debemos revisar este proyecto que permita a nuestro país contar con un archivo digital de esta naturaleza; dotar a la Secretaria de Cultura federal y a sus similares estatales para tener los recursos financieros pertinentes que les posibilite empezar a digitalizar sus patrimonios culturales e históricos.

Según Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, México cuenta con mil 300 museos en todo el país reconocidos en el mundo, además de sus zonas arqueológicas, edificios coloniales y modernos. 

La nota es sumamente alentadora porque los gobiernos podrán con estas tecnologías digitalizar sus patrimonios e, incluso, llevarlos de manera virtual a lugares que sería imposible transportar físicamente, pero también en caso de una conflagración, las obras de arte estén presentes, aunquedesde luego sería estimulante poder disfrutar, por ejemplo, del cuadro: “Zapata, líder agrario” que se encuentra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.    

Desde el Senado

Senadora de Morena

Por Lucy Meza

 

Limpieza a fondo en el Poder Judicial

La foto que en días pasados apareció en primera plana de muchos diarios del país, donde se veía al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador y al Coordinador parlamentario de Morena en el Senado, Ricardo Monreal Ávila, sugirió un cúmulo de especulaciones sobre lo que pudieron haber platicado.

Este jueves pasado, el Senador Monreal presentó una iniciativa que propone ampliar de 11 a 16 en número de ministros de la Suprema Corte Justicia de la Nación (SCJN).

El proyecto de decreto tiene como objetivo crear una sala especializada en temas de anticorrupción. “El texto destaca que la sociedad solicita una eficiente impartición de justicia, que se vea reflejada en el combate efectivo a la corrupción”.

Los medios de comunicación destacaron que la “iniciativa propone que la creación de la nueva sala cuente con la competencia en materia de anticorrupción; incluyendo cuestiones derivadas de la responsabilidad administrativa y los delitos que tengan por origen hechos o actos de corrupción en los que participen servidores públicos y particulares”, amén de otro “cúmulo de asuntos que se someten cada año al conocimiento de la sala en materia administrativa y laboral; que no son resueltos en el tiempo debido a la gran carga de trabajo”.

Muchos somos los que nos hemos preguntado ¿hasta dónde llega la corrupción en el Poder Judicial? La preocupación, desde luego, no es sólo del jefe del Ejecutivo federal, que seguramente tiene información sobre actos de descomposición del Poder Judicial y, probablemente también, fue por ello por lo que se reunió con el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Saldívar Lelo de Larrea, para poner un dique a la ola de podredumbre donde los jueces pudieran estar involucrados, porque si no se les pone un alto; la Cuarta Transformación no llegará.

La descomposición del Poder Judicial, a todos los niveles, es lamentable; desde las sentencias que han permitido liberar a pequeños y poderosos delincuentes, hasta los que se les ha autorizado regresar a las calles, a muchos, para repetir sus fechorías, lo mismo a personajes como César Duarte, ex gobernador de Chihuahua a quien un juez federal le otorgó un amparo que dejó sin efecto la orden de aprehensión en su contra.

Muchos son los casos donde es evidente que detrás de esas liberaciones está de por medio un acto de corrupción de los jueces, por lo que el presidente Andrés Manuel López Obrador busca se lleve a cabo, en serio, una gran reforma que transforme las instituciones. Por ello es importante desde el Senado analicemos, debatamos y aprobemos la iniciativa del Senador Monreal.

Y muchos son los “inconvenientes”, provocadores de la corrupción de quienes integran ese poder. Los jueces locales, magistrados y ministros son objeto de presiones de todo tipo, o por conveniencia de quienes ejercen otro tipo de poderes: el económico y el político; y sí, también, las “advertencias” “amenazas” de la delincuencia.

En noviembre de 2017, El Sol de México publicó una nota que destacaba: “En los últimos cinco años y medio, el órgano de administración, vigilancia y disciplina del Poder Judicial de la Federación (PJF) sancionó a 117 jueces y magistrados por caer en irregularidades en sus funciones”.

Desde la llegada de la nueva administración, no ha habido un día en el que donde apriete el gobierno federal y no salga “pus”. En el Poder Ejecutivo y en el Legislativo, la corrupción fue escandalosa. Ahora, López Obrador sentó al Ministro Presidente Arturo Saldívar, quien afirmó “Es necesario diseñar estrategias inteligentes para combatir la corrupción que, innegablemente, existen en el Poder Judicial de la Federación. Tanto en la impartición de justicia como en las funciones administrativas”.

Sin lugar a duda son fuertes las afirmaciones del presidente de la República cuando afirma que “los jueces están al servicio de la delincuencia”. La corrupción en el Poder Judicial no es asunto nuevo; era un “secreto” a voces que por “diplomacia política” o mejor dicho por confabulación y conveniencia se toleraba.

Un buen principio que permita llegar a la 4T es hacer limpieza a fondo en el Poder Judicial.

Senadora de Morena

Desde el Senado

Por Lucy Meza

Convoca senadora morelense Foro sobre la Ley General de la Juventud

La senadora morelense Lucía Meza Guzmán organizó un encuentro regional de jóvenes denominado Parlamento Abierto de las Juventudes, con el fin de iniciar un recorrido por varios puntos del país para recoger propuestas, analizarlas e integrarlas en una Ley General de la Juventud; que trabajan en conjunto las comisiones de Juventud y Deporte del Senado y de Juventud y Diversidad Sexual de la Cámara de Diputados.

En la sede de la cámara alta, la legisladora convocó junto con su homóloga legisladora la diputada Reyna Celeste Ascencio, a especialistas del ámbito médico, social y representantes de la sociedad civil; para que junto con jóvenes se analizara el tema.

“Existen 12 iniciativas que han sido presentadas en ambas cámaras, de las cuales seis de ellas han sido desechadas y el resto se encuentra en trámite, pero de acuerdo con un análisis de las restantes que se elaboró; varias carecen de elementos fundamentales como la perspectiva de género, tampoco interculturalidad, carecen de perspectiva de juventud y contemplan distintos rangos de edad”, precisó.

En México, existen más de 30 millones de jóvenes menores de 30 millones de jóvenes que representan el 34.1% del total de la población, pero se estima que la mayor parte vive en condiciones de pobreza.

Entre los organismos sociales e instituciones públicas presentes en este primer encuentro está el Fondo de Población de la Organización de Naciones Unidas, el Centro Nacional de Derechos Humanos de la CNDH, el Instituto Nacional de Salud Pública, Servicios a la Juventud (SERAJ) y los institutos de Investigaciones Jurídicas y de Investigación en Ciencias Sociales, ambos de la UNAM.

Los derechos de los jóvenes

“Los jóvenes son el sentido de la vida, la frescura, el presente, el futuro”. Así se refirió recientemente el presidente Andrés Manuel López Obrador a quienes dijo, se les entregará la estafeta en el relevo generacional y aseguró, “confió que se harán cargo de continuar con la Cuarta Transformación”.

Desde la campaña presidencial expresó su compromiso y la necesidad de apoyar a los jóvenes con oportunidades, y darles todas las facilidades para seguir estudiando y “se alejen de tentaciones y riesgos”; además de la muy lamentable deserción escolar.

En las tres administraciones federales pasadas, los jóvenes sólo estuvieron en sus discursos. Hace 13 años el gobierno mexicano firmó la Convención Iberoamericana de los Derechos de los Jóvenes celebrada en Badajoz, España, en el mes de octubre del 2005. Sin embargo, ninguno de los tres mandatarios remitió al Senado de la República la firma de dicho acuerdo para su ratificación y su consecuente reconocimiento; es decir, llevamos más de una década de rezago y de retraso en reconocerles a los jóvenes mexicanos sus derechos civiles, sociales, políticos, educativos y culturales.

Países como España, Argentina, Brasil, Chile y Costa Rica; que forman parte de la Convención Iberoamericana, no sólo ya reconocieron los convenios de dicho acuerdo, sino que incluso ya cuentan con leyes nacionales de la juventud.

Por ello, el pasado jueves presenté una proposición con punto de acuerdo que fue aprobado por el pleno del Senado de la República, y que previamente tuvo el aval de la Comisión de Relaciones Exteriores, a fin de exhortar al Ejecutivo federal para que remita a la Cámara Alta la firma de la Convención referida, y los protocolos establecidos.

Mientras que sus tres antecesores no vieron ni oyeron a los jóvenes, el presidente López Obrador ha lanzado todo un proyecto nacional a favor de éstos. El programa, “Jóvenes Construyendo el Futuro” tiene dos ramificaciones: bajo la dirección de la SEP; tienen como propósito beneficiar a 300 mil estudiantes de educación superior con una beca mensual de 2 mil 400 pesos, mientras duren sus estudios.

La segunda vertiente; operada por la STPS, tiene como meta promover el fortalecimiento y adquisición de habilidades técnicas y socioemocionales para 2.3 millones de jóvenes que no estudian y no trabajan, mediante una beca de 3 mil 600 pesos mensuales.

El de hoy es el momento para aprovechar y encauzar a los jóvenes. Es el momento de hacer valer el bono demográfico de 30.6 millones de muchachos mexicanos porque de lo contrario, como país, estaríamos condenando nuestro futuro al crecimiento de la pobreza extrema de los adultos mayores.

De ahí la importancia y trascendencia de incluir a los jóvenes en el desarrollo social, laboral, económico y cultural del país; pero esto sólo lo vamos a lograr reconociendo sin cortapisas, sus derechos. La Convención Iberoamericana de los Derechos de los Jóvenes será, sin duda, uno de los marcos jurídicos importantes para la creación de la Ley General de la Juventud.

Por eso el 27 de marzo en la vieja casona de Xicoténcatl, sede anterior del Senado de la República, daremos paso al Parlamento Abierto de la Juventud donde, desde el seno de la Comisión de la Juventud y Deporte que me honro de encabezar, iniciaremos la ruta crítica para empezar a elaborar la iniciativa de la Ley General de la Juventud, en la que habrán de participar organizaciones de jóvenes y estudiosos en la materia.

“La Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes se ha convertido en norma legal interna de obligatorio cumplimiento para los Estados que la han ratificado, así como en un documento orientador para el diseño y la implementación de políticas, programas, proyectos e iniciativas en materia de juventud, con enfoque de derechos; que puede ser referenciado y aplicado tanto por los gobiernos como por las y los ciudadanos.

“De allí su gran aporte al ejercicio de una ciudadanía integral fundamentada en el reconocimiento de las personas jóvenes como sujetos de derechos y acorde con las distintas realidades socioeconómicas, políticas, culturales y tecnológicas de la región”.

Nuestro compromiso como Poder Legislativo y como sociedad con los jóvenes, es inquebrantable. Ya no podemos excluirlos, ignorarlos y menos limitarlos.

Senadora por Morena

Desde el Senado

Por: Lucy Meza

¿Destruir?; mejor construyamos

Cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador resolvió no continuar con la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, esa decisión se sumó a otras que parecía le traerían también muchas animadversiones. Las cosas no ocurrieron así, por el contrario, los positivos se fueron arriba.

A cien días del arranque de gobierno el presidente de la República está más que bien calificado. En una encuesta, previo a sus primeros cien días de gobierno, el diario El Financiero realizó una donde López Obrador obtuvo una calificación aprobatoria del 75%;mientras en la De las Heras, Demotecnia arrojó que el 83% de los encuestados consideró su trabajo como “muy bueno” o “más o menos bueno”.

La Cuarta Transformación arrancó su camino. El país está observando cambios importantes; por ello la población a pesar de las campañas negras y de las críticas de quienes se sienten afectados por las decisiones del gobierno morenista, sigue dando su respaldo al presidente López Obrador.

Enfrentar la corrupción, combatir la pobreza, desterrar la violencia y al crimen organizado, es un trabajo nada fácil de resolver. Sin embargo, en todo este tiempo, el mandatario ha estado demostrando que transformar a México sí es posible, pero ello no se alcanzará sí el presidente se encuentra solo, sin la colaboración responsable de sus más cercanos colaboradores y de su equipo de trabajo; pero también de aquellos o aquellas que, sin ser parte de su gabinete, actúan como sus opositores.

En este periodo de tiempo el presidente se dedicó a trabajar sin descanso; de manera más que plausible,primero para echar abajo lo que en administraciones pasadas hicieron; donde la corrupción fue el signo que hizo destacar a los gobiernos neoliberales.

Desde muy temprano, antes del amanecer, el presidente se ha dedicado a pegar tabique por tabique. A través de las conferencias de prensa,conocidas como las “mañaneras”, ha comunicado las decisiones que ha tomado en su propósito de transformar al país. En pocas palabras, lo que ha hecho es construir.

Pero no sólo está construyendo, está sumando. En política, sumar es muy importante y más cuando una nueva estructura se está fabricando. Quienes han estudiado ingeniería o arquitectura saben lo importante que es en una construcción la fortaleza de sus estructuras y de sus cimientos.

En política quienes nos dedicamos a ella sabemos, de la misma manera, de la importancia que deben tener las estructuras y cimientos de un partido político. Sabemos que se puede no sólo tambalear a un instituto político sino, peor aún, destruirlo y acabarlo. 

La fortaleza de una institución política se puede alcanzar a través de la unidad, del diálogo, de escuchar al compañero de enfrente, al de un lado, al de atrás y no querer imponer decisiones personales o actuar de manera intransigente.  

De las difíciles circunstancias que padece alguna organización, a pesar de todo el poder que obtuvo, sedebe aprender para no caer en socavones que se pueden convertir en cementerio. La imposición es una grave enfermedad que, igual puede significar la “muerte política” de un partido, cuando se quiere acallar a la militancia.

Querer atribuirse el liderazgo que les da, de manera mezquina y perversa, estar el frente de un organismo social o político a través de la imposición, cual “sabandija”, en nada podrá ayudar a quien dirija o vaya a encabezar a un partido político.

El presidente de la República necesita aliados que entiendan que “mejor ayuda el que no estorba”, que hoy más que nunca requerimos estar unidos y cohesionados, que se debe dimensionar que ha sido muy positivo lo que en estos cien días construyó el presidente; que no se vale destruirlo.

Desde el Senado

Por Lucy Meza

*Senadora por Morena

 

La inseguridad en Morelos, asunto de todos

La crisis de seguridad que vivimos en Morelos no se puede negar a través de un comunicado de prensa, como tampoco asegurar que no la hay sólo por decreto. Por eso ha sido importante, en un principio,que el propio gobernador Cuauhtémoc Blanco haya reconocido que “hay un chingo” de delincuentes.

Lamentablemente en Morelos uno de los principales reclamos sociales es el de la inseguridad. Es por eso por lo que, en dos marchas ciudadanas, la sociedad civil ha expresado su inconformidad, particularmente por parte de grupos de feministas que demandanseguridad ante el incremento de los feminicidios.

Morelos enfrenta momentos complicados en materia de inseguridad porque se quiera o no, la entidad es un espacio, por diversas circunstancias, demasiado atractivo para la delincuencia, desde el ladrón “convencional” hasta los grupos  organizados, aunque no necesariamente como consecuencia de latransición como algunos han señalado.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp), a partir de que asumió funciones Cuauhtémoc Blanco Bravo, se perpetraron 94 asesinatos; 84 en noviembre y 93 en diciembre; 187 de los 271 homicidios fueron dolosos; se contabilizaron 10 feminicidios; seis de ellos en diciembre; se cometieron 21 secuestros; cinco en octubre, ocho en noviembre y ocho en diciembre. Asimismo, en ese periodo se contabilizaron 4 mil 285 robos; la cifra más alta se dio en octubre, con mil 543 casos. (La Jornada-Estados 28 de enero 2019).

Buena parte de la responsabilidad por la inseguridad la tiene también la falta de desarrollo social y económico que ha incidido y provocado que varios sectores de la población, como viene sucedido en todo el país, encuentren en la delincuencia una salida, sí; pero falsa.

Por ello es necesario tener un diagnóstico que nos permita precisar dónde se encuentran lo focos rojos o los puntos de riesgo donde actúa la delincuencia, pero también determinar dónde el Estado es responsable de la incidencia delictiva, sobre todo cuando no hay un plan de prevención del delito.

En este sentido es importante que el diagnóstico y las salidas las encuentre no sólo el gobierno estatal; debe ir acompañado de los gobiernos municipales, del gobierno federal y, de manera particular, de las organizaciones no gubernamentales que en Morelos han tenido una destacada participación en esta lucha. 

Debemos hablar de que en la entidad estamos obligados a conjugar todos los verbos que nos permitan atenuar, en un primer momento, este grave problema y, posteriormente irlo resolviendo en la medida de los posible, porque afirmar que se acabará, sería demagogia pura.

Morelos como el resto de las entidades del país tienen en la Guardia Nacional, que fue aprobada recientemente por unanimidad en el Senado y luego en la Cámara de Diputados, un apoyo fundamental a través de un mando civil de las fuerzas armadas para que éstas salgan a las calles en apoyo a las policías estatales y municipales.

Es preocupante sí, el incremento en los delitos denominados de alto impacto: el homicidio doloso, feminicidio, secuestro, robo con violencia y el robo de automóviles, el incremento de los secuestros, como también de los homicidios dolosos, que ha llevado a Morelos al sexto lugar a nivel nacional con mayor índice de asesinatos.

La crisis de inseguridad en Morelos es una realidad que nadie ha negado afortunadamente, y reconocerloes un paso importante, como relevante será que nos dejemos de confrontaciones; por el contrario, una de las salidas es sumar, no restar; escucharnos, dejar a un lado las vanidades, la grilla y actuar en unidad, acompañados del gobierno federal, y como ya decía, de la mano de las organizaciones no gubernamentales: La palabra la tenemos todos. La inseguridad, es asunto de todos.

Desde el Senado

Por: Lucy Meza

Senadora por Morena  

Acortar caminos de desigualdad

Desde el Senado

Por: Lucía Meza

¿Qué significado podría tener conmemorar el Día Internacional de la Mujer; cuando en México, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en 2018 dos mujeres fueron víctimas de feminicidio diariamente?

En tanto, el Observatorio Nacional Contra el Feminicidio ha estimado que un 60% de esos casos quedan impunes. Según el INEGI, entre el 2000 y el 2014, en el país fueron asesinadas 26 mil 267 mujeres, un promedio de cinco mujeres al día.

Los asesinatos de mujeres comenzaron a denunciarse en 1993 cuando de manera destacada se empezaron a conocer casos de las que fueron victimadas en la zona fronteriza de Ciudad Juárez, Chihuahua.

Las entidades en México que lideran los feminicidios son: el Estado de México, Veracruz, Puebla, Nuevo León, Tamaulipas y Chihuahua. Sin embargo, datos de organismos nacionales e internacionales, incluido la ONU-Mujeres, han denunciado que las estadísticas se quedan cortas respecto de los datos oficiales. 

El Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer (CEDAW), dependiente de la ONU, ha señalado que pese a los esfuerzos del gobierno de México aún se requiere adoptar medidas “urgentes” para prevenir, investigar y juzgar las muertes violentas y desapariciones de mujeres en el país. El informe indica que “las mujeres y niñas mexicanas siguen siendo blanco de la inseguridad, violencia, crimen organizado y tráfico de drogas”.

Por ello, fue importante haber establecido el feminicidio dentro del catálogo de delitos de alto impacto, para que sea procedente la prisión preventiva oficiosa, ya que este delito ha alcanzado proporciones que nos deben de preocupar. Lamentablemente los crímenes con violencia siguen repuntando, así como la impunidad y el aumento de la inseguridad de las mujeres, además de que los culpables no son consignados.  

“El comité sigue profundamente preocupado por los patrones persistentes de violencia de género que se ha extendido contra mujeres y niñas, incluida la violencia física, psicológica, sexual y económica, así como el aumento de la violencia doméstica, las desapariciones forzadas, la tortura y el asesinato, ataques sexuales, en particular el feminicidio”, según refiere un documento del organismo.

Este año el tema del Día Internacional de la Mujer busca que como sociedad “pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia e innovemos para el cambio”; es decir, que aboguemos por la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Afortunadamente, en México ha habido cambios que han podido garantizar el ejercicio de los derechos de las mujeres; aunque hay mucho por hacer a fin de alcanzar la igualdad de género. 

Necesitamos acortar los caminos de desigualdad que aún viven las mujeres en relación con los hombres, y por ello el tema de la violencia hacia las mujeres debe ser fundamental como lo dijo Nadine Gasman Zylbermann, a quien hace unos días la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, le tomó protesta como directora del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

El nombre de Nadine podrá sonarnos extraño, pero cabe destacar que nació en la Ciudad de México, además ser una excelsa médica y tener maestría en Salud Pública por la Universidad de Harvard,doctorado en Gestión y Políticas de la Salud por la Universidad Johns Hopkins.

Ha sido representante de la oficina de ONU Mujeres en Brasil y desde ahí ha emprendido una destacada lucha para la eliminación de la violencia contra la mujer para América Latina y el Caribe.

Gasman Zylbermann ha señalado que su prioridad será prevenir la violencia contra las mujeres, y por ello su arribo al Inmujeres debe significar el poder celebrar su llegada al organismo, previo al Día Internacional de la Mujer, porque está decidida a dar una ardua lucha en favor de las mujeres, y que no sólo las instituciones sean las responsables; sino a todos los sectores sociales, y de manera particular los hombres que deben deshacerse de su machismo. 

Senadora por Morena