Arte y tecnología

En estos días de guardar me encontré con notas que seguramente han sido de llamar la atención a todo el mundo. Particularmente luego del reciente incendio en la Catedral de Notre Dame en París, lo mismo que ocurrió en el Museo Nacional de Río de Janeiro el año pasado, que mediáticamente no llamó tanto la atención. Una de las notasdel tema destaca: la necesidad de contar con un acervo digital de las obras de arte a nivel mundial, y el que existe en México un esfuerzo en este sentido.

La información señala que “la Catedral de la Ciudad de México formará parte de las 30 nuevas ubicaciones provenientes de 13 países, incluido el templo de Apolo, en Grecia; la tumba de Tu Duc, en Vietnam; y el monumento a Thomas Jefferson, en Estados Unidos; entre varios otros que se podrán recorrer virtualmente gracias al proyecto de Artes y Cultura de Google, desarrollado en colaboración con la organización sin fines de lucro llamada CyArk

A propósito del Día Mundial del Patrimonio Histórico, se explica que Google Arts and Culture ampliará su proyecto Open Heritage (Patrimonio Abierto) al agregar un nuevo conjunto de sitios en peligro de extinción de todo el mundo a la plataforma, donde se incluyen obras como el Palacio de Bellas Artes y las ruinas arqueológicas de Monte Albán” y se anuncia la formación de un nuevo Open Heritage Alliance y del portal Open Heritage 3D, que reunirá a expertos en preservación de instituciones GOOGLE OPEN HERITAGE.

Un dato interesante es el hecho que la Catedral de la Ciudad de México se suma al patrimonio abierto para visitarse virtualmente, y que Google Arts & Culture junto con académicos trabajarán conjuntamente para preservar el patrimonio mundial. 

El proyecto Open Heritage informó que se puede tener acceso virtual a 27 sitios del patrimonio mundial en 18 países diferentes, con datos e información sobre cada ubicación, además de presentar modelos tridimensionales de las estructuras 3D y tecnología de escaneo láser. Entre los sitios se encuentra incluido Chichén Itzá, en México; Al Azem Palace, en Siria y la Puerta de Brandeburgo, en Alemania.

La nota publicada por el diario Excélsior destaca un asunto, sin lugar a duda de suma importancia: “Los datos de patrimonio en 3D que se tiene de diferentes edificios, como la propia Catedral de Notre Dame, del acervo cultural de la humanidad, que se tiene en archivos, se podrá ver a través de imágenes de Street View y mediante exhibiciones en línea,se puede entrar de manera virtual y puede observarse parte de los artefactos destruidos, incluido el esqueleto más antiguo de América.

Las nuevas tecnologías son un gran aliado para todo, particularmente para el arte, la antropología, la medicina. El incendio de Notre Dame muestra, efectivamente, la necesidad de contar con un acervo digital de las obras de arte.

Desde el Poder Legislativo debemos revisar este proyecto que permita a nuestro país contar con un archivo digital de esta naturaleza; dotar a la Secretaria de Cultura federal y a sus similares estatales para tener los recursos financieros pertinentes que les posibilite empezar a digitalizar sus patrimonios culturales e históricos.

Según Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, México cuenta con mil 300 museos en todo el país reconocidos en el mundo, además de sus zonas arqueológicas, edificios coloniales y modernos. 

La nota es sumamente alentadora porque los gobiernos podrán con estas tecnologías digitalizar sus patrimonios e, incluso, llevarlos de manera virtual a lugares que sería imposible transportar físicamente, pero también en caso de una conflagración, las obras de arte estén presentes, aunquedesde luego sería estimulante poder disfrutar, por ejemplo, del cuadro: “Zapata, líder agrario” que se encuentra en el Museo de Arte Moderno de Nueva York.    

Desde el Senado

Senadora de Morena

Por Lucy Meza

 

CIBERACOSO,  REDES QUE DESTRUYEN

Durante los últimos años las redes sociales se han convertido en una herramienta casi indispensable para la vida cotidiana; desde su creación prometían ser una forma de comunicación que de manera casi inmediata te acercaba al mundo de la información. 

Facebook nació con el propósito de ser una comunidad global donde exista seguridad virtual y real, de acuerdo con su fundador, Mark Zuckerberg. Sin embargo, hoy en día existen riesgos latentes que convierten esta plataforma en un peligro.

Julissa Jaqueline de 19 años de edad, fue encontrada sin vida la madrugada del pasado lunes 25 de febrero al interior del baño de un domicilio en Monclova, Coahuila. De acuerdo a las autoridades, la joven se suicidó.

Al investigar el caso se reveló que fue víctima del acoso cibernético, ya que fueron publicadas fotografías íntimas o lo que popularmente se llama “pack”, a través de redes sociales sin su consentimiento. Ella no fue la única víctima, ya que también postearon en el mismo grupo contenido de otras chicas de la misma localidad, junto con sus nombres.

Después de que fue expuesta de esa manera tan vil, Julissa tuvo que cambiarse de nombre y entró en depresión por el acoso que sufrió luego ser expuesta de tal manera. La Fiscalía General de Coahuila indicó que hay al menos 5 denuncias de chicas por el mismo caso. 

El “grooming” es un nuevo tipo de acoso en el que el agresor se esconde bajo una identidad falsa en redes sociales, engaña y consigue la confianza de la persona para crear lazos emocionales, para posteriormente solicitarles imágenes o grabaciones con fines sexuales. 

En la última encuesta realizada por el INEGI se reportó que el 24.5 % de los usuarios de internet en nuestro país han sufrido ciberacoso, en su mayoría mujeres de 12 a 29 años de edad. Recientemente hubo una reducción de presupuesto a la dependencia que orilló a detener la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Internet en móviles y computadoras de los hogares del país.

Sin esta herramienta, no se podrán detectar índices de violencia en redes, ni mucho menos recopilar información de un problema grave que va en aumento, y que pareciera no ser de gran relevancia para la implementación de un presupuesto en las instancias que podrían combatirlo.

Según el Código Penal de México, la publicación de contenido íntimo sin consentimiento es considerado como una violación a la intimidad; lo cual podría representar de 4 a 15 años de cárcel para quien resulte culpable. 

Es importante hacer énfasis en que: el que una persona se tome fotografías eróticas no amerita que se quebrante su confianza, y se utilice ese contenido para dañarla. Por ello, la educación sexual es materia primordial para la formación de adolescentes y adultos, a modo de prevención, para entender la sexualidad como un tema de respeto. 

Debemos ser extremadamente precavidos sobre la información que compartimos en redes y con quien lo hacemos, evitar exponer tu vida privada, no compartir tu ubicación, entender y aplicar las herramientas de seguridad y privacidad de las plataformas, pero sobre todo; atender y denunciar cuando se presente una situación así.

Casos como el de Julissa nos revelan que la violencia ha trascendido de una forma brutal, que destruye. Nadie merece perder su dignidad a manos de quienes aprovechan los medios para destruir vidas.