Despenalización del aborto, ¿problema de salud pública?

El 8 de marzo es históricamente conocido como un día de lucha para las mujeres en la búsqueda de la equidad social, fueestablecido por la Organización de las Naciones Unidas desde el año de 1975.

Durante ese día, en distintas ciudades del mundo, hubo manifestaciones para exigir igualdad y condenar el machismo;problema que aunque pareciera que persiste con mayor intensidad en nuestro país, se refleja sin distinción en diversas naciones del mundo.

Sin importar el género, cientos de voces se unieron en pasos de colores violetas y verdes, para exigir de nueva cuenta una sociedad que viva verdadera en equidad y el cumplimiento de sus derechos; uno de ellos que se expone con más fuerza, la despenalización del aborto. 

¿Por qué es importante que continúe la lucha? violación, afectaciones en la salud, inseminación artificial no consentida, problemas económicos, alteraciones graves en el producto o peligro de muerte para alguno de los dos; son las causas principales por las que las mexicanas recurren a esta práctica. 

Pero, muy cerca de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, se dio la aprobación en el Congreso local de Nuevo León de la penalización con cárcel a las personas que practiquen o intervengan en un aborto en la etapa de la fecundación.

Esta drástica medida se prometió será impugnada por la Comisión Estatal de Derechos Humanos, al interponerse con el cumplimiento de las garantías individuales y los tratados internacionales firmados por México.

Nuestro país no tiene un marco jurídico homogéneo respecto a la interrupción del embarazo, ya que existen variantes en los códigos penales de las entidades, que difieren entre sí; muchos de ellos afectando los derechos.

En la Ciudad de México se indica que el aborto es la interrupción de la concepción en la décima segunda semana de gestación; mientras que en Guanajuato es la muerte provocada del producto en cualquier etapa después de la fecundación; en éste último,quien practique un aborto podría recibir de 6 a 3 años de prisión. 

¿Qué sucede? Se continúa afectando los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, se sigue criminalizando una decisión que puede ser crucial en la calidad de vida de una persona, y que puede fomentar el empobrecimiento y, la más importante, se incrementan el riesgo de muerte por abortos clandestinos o mal practicados.

México continúa registrando altos índices de abortos ilegales, más de los que se practican en instancias de Salud pública; de acuerdo a cifras del Consejo Nacional de Población se practican entre 750 mil y un millón de abortos anuales en clandestinidad, lo que representaría que 8 de cada 10 mujeres no tienen acceso a la interrupción legal y segura del embarazo. 

Aunque la discusión sobre la despenalización del aborto se incline a factores religiosos, éticos o culturales; es importante reconocer que el aborto es un problema de salud pública en el que el Estado debería garantizar óptimas condiciones de vida para todos y todas, ya que el derecho a la salud no debería representar un delito.

Por: Pamela Fernández

Subscríbete

Recibe las noticias al momento